Vaya al Contenido



Armas apellido Cordero: Las puras y primitivas del linaje (Asturias), son: Escudo jaquelado de seis piezas de gules y oro. Bordura de sinople, cargada con cuatro corderos, de plata.
 


Es linaje que tiene su tronco en el Principado de Asturias, con ramas en Galicia y en otros lugares de la Península. Paso a Andalucía y a Extremadura en tiempos de la Reconquista.

Viene de muy antiguo según atestiguan, entre otros, los conocidos genealogistas D. Juan Alonso de Guerra y Sandoval, caballero de Santiago y Rey de Armas; D. Juan Bafios de Velasco; D. Garcia Alonso de Torres y D. Diego de Urbina. Todos se muestran de acuerdo en atribuir a este linaje una procedencia basada en algunos caballeros que acompañaron a D. Pelayo a Covadonga, lugar donde le reconocieron como su rey y señor.

El primero de este apellido del que se tiene noticia cierta, fue un caballero de la noble casa de los Novares, una de las más nobles y esclarecidas de Asturias, quien era guarda y alcaide de una importante fortaleza, desde la cual se hacía mucho daño a los moros vecinos.

Por este motivo, los sarracenos le pusieron sitio y tras varios meses de asedio y librados fuertes combates, en los que siempre fracasaron, se les ocurrió rendir a los sitiados por hambre. Y esto fue entendido por el alcaide Novares, que quiso darles a entender lo equivocados que estaban, para lo cual ordenó que los dos últimos corderos que les quedaban les fueran entregados a los moros, a fin de mostrarles que la fortaleza estaba bien pertrechada de víveres, para poder continuar resistiendo el asedio.

Viendo los moros tal generosidad y como tampoco estaban sobrados de alimentos, entendieron que los del Castillo los poseían de sobra, por lo que se determinaron a levantar el sitio, juzgando inútil seguir manteniéndolo. Por esta acción de los dos corderos, el alcaide de Novares decidió tomar este apellido que conservaron posteriormente todos sus descendientes.

Añadir que este linaje poseyó gran número de propiedades, villas, montes y tierras, así como dos castillos que el tiempo se ha ido encargando de demoler.

Tuvo también magnífico enterramiento en el convento de Villamayor, del cual fue fundador el señor de la casa de Novares.

Otra de las casas nobles de este apellido radicó en Cangas de Tineo, pero todos, unos y otros se consideran descendientes del mismo tronco común de Novares.





Los de Galicia, traían: En campo de gules, dos corderos de plata, terrasados de sinople, uno paciendo y otro con la cabeza alta.



Otros, ostentaron: En campo de sinople, cinco corderos de plata, puestos en sotuer.



Otros, usaron: En campo de gules, un castillo de oro aclarado en azur; cortado de sinople con dos corderos de plata, andantes y puestos en situación de palo.

Regreso al contenido