Viaje en el tiempo

Vaya al Contenido




Armas apellido Gutiérrez
: Los de Santander (Cantabria), traían: En campo de oro, una torre de piedra, acompañada en los ángulos de la punta de dos cuadros de plata, cargado cada uno de un lobo de sable y sumado de un árbol de sinople. Bordura de gules, con cinco cabezas de sierpe, de sinople.

 
 
Apellido patronímico derivado del nombre propio de Gutierre (derivado de Guterius, diácono en el Concilio VIII de Toledo), y como tal, muy extendido por España, razón por la cual los de este apellido no tienen nada que ver unos con otros, al haber multitud de linajes.

Discuten los tratadistas sobre el origen de los Gutiérrez más antiguos. Unos dicen que proceden la Casa Real de Asturias; otros, del Conde Soberano de Castilla Fernán González, por la línea da Azar; otros, de un Capitán del tiempo de los moros, que fue enterrado en la sierra de Tejada, y ante cuyo antiquísimo sepulcro acudían, en cierto día del año, los Caballeros del linaje de los Ríos. Juan Francisco de Hita y otros autores aseguran que procede de los godos, pues el nombre Gutierre o Guiterio es denominación gótica. Pero ninguna de esas opiniones ofrece garantía para ser tomada en consideración.

Pedro Lezcano dice que una casa solariega, muy antigua, de éste patronímico, radicó cerca de la villa de Navia, en Asturias, y cita a Payo Gutiérrez, que fue amigo del Rey D. Ramiro I en 774, y a Osor Gutiérrez, que floreció en tiempos de D. Alfonso "el Casto", y donó grandes haciendas al monasterio de religiosos benedictinos de Aguilar de Campoo (Patencia).

Otro Osor Gutiérrez confirmó privilegios en tiempos del Rey D. Sancho I, y Pedro Gutiérrez fue Merino Mayor remando D. Alonso V. El Conde Ñuño Gutiérrez fue Ricohombre del Rey D. Alonso VI.

Ricohombre de Castilla, confirmador de muchos privilegios y Mayordomo Mayor del Emperador D. Alfonso VII, el que, en premio de los grandes servicios que le había prestado, le hizo merced del lugar de Grajalejo de las Matas, que hoy pertenece al Ayuntamiento de Villamoratiel, del partido judicial de Sahagún (León). Dicha merced se verificó en el mes de agosto de 1149. También le concedió el realengo de la villa de Altera y otros heredamientos. D. Fernando Gutiérrez hizo después donación de todo esto al monasterio de Santa. María de Carrizo, donde yace sepultado.

En tiempos del rey D. Alfonso VIII el de las Navas, floreció Rodrigo Gutiérrez, que fue Señor de Dueñas (Falencia) y de Borox, a seis leguas de Toledo, y Mayordomo Mayor del citado Monarca. Rodrigo Gutiérrez confirmó - privilegios reinando D. Enrique I. Pablo Gutiérrez fue Quinto Almirante de Castilla y Diego Gutiérrez decimocuarto Almirante, en tiempos de Fernando IV "el Emplazado".

Garci Gutiérrez de Grijalva fue armado Caballero de la Banda, en Burgos, por el rey D. Alfonso XI.

Marco Gutiérrez de Grijalva defendió el Castillo de Aguilar de Campoo por el Señor de Vizcaya D. Diego de Haro, castillo al que había puesto cerco el rey de León, D. Alfonso. Resistió, sin entregar la fortaleza, hasta caer al suelo desfallecido de, hambre. El citado monarca leonés premió su heroísmo devolviéndole el castillo. Dice Juan Francisco de Hita, que los antecesores de este caballero se llamaron primeramente Goritos.

Según el Becerro de las Behetrías, consta que por los años de 1350 estaban heredados con vasallos y naturaleza en muchos lugares de las behetrías, los hijos de Gonzalo Gutiérrez de Horna, los de Diego Gutiérrez de Fresno, y otros.

Otro famoso personaje de este apellido, parece ser que fue D. Gutierre Fernández de Castro, un noble castellano que tampoco disfrutó de una existencia muy tranquila. Hijo de Francisco Ruiz, Señor de Castrogeriz, fue uno de los magnates más influyentes en la corte de Alfonso VII, del que fue mayordomo. Participó en la conquista de Almería y Coria y recibió en recompensa la tenencia de Soria, Peñafiel, Roa, Medinaceli y otras. Nombrado ayo de Sancho III, a la muerte de éste fue tutor de Alfonso VIII. Tanta grandeza forzosamente tenía que granjearle gran cantidad de enemigos, y así fue, en efecto. Siendo los más poderosos aquellos pertenecientes a la familia de los Lara, de la nobleza castellana, tan poderosos como él, la influencia de éstos fue tal, que D. Gutierre se vio obligado a ceder la tutoría del rey niño a García Ordóñez, pasando discretamente a un segundo plano.

Probó su nobleza repetidas veces, en diferentes épocas, en las Órdenes Militares y en las Reales Cnancillerías de Valladolid y Granada.

Regreso al contenido