Filatelia - Viaje en el tiempo

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Filatelia

Quienes somos > Hobbies & Mascotas > Tuche
La filatelia es la afición por coleccionar y clasificar sellos, sobres y otros documentos postales; en los sellos queda representada parte de la historia nacional o regional de los países mediante figuras de personajes ilustres, monumentos, pinturas, flora, fauna, historia postal, etc.

En los niños de todas las épocas siempre existió esa afición, el coleccionismo siempre era aconsejado por los maestros y recomendado por la Pedagogía, la influencia del maestro y/o de los padres era evidente en muchas ocasiones; entre ese afán por coleccionar estaba el coleccionar sellos, hoy es una costumbre que ha desaparecido, los sellos nos proporcionaban nociones de botánicas, geografía, política, historia, ciencia, costumbres de los pueblos; junto a todo esto nos educaba en el orden y en el método para conservarla.

Yo no fui una excepción y también hice mis pinitos, en esta página os presento una pequeña muestra de algunos de aquellos sellos que coleccionaba y que sigo conservando.


Desde muy joven practico el coleccionismo de sellos tanto de España como del resto del mundo aunque hace muchos años que lo tengo un poco abandonado, pero alguna vez lo retomo aunque solo sea para echar un vistazo y recordar esos tiempos de juventud en los que compraba y cambiaba sellos en mis ratos libres.

Los sellos los solía adherir a los álbumes con unos fijasellos, también llamados charnelas, de papel engomado y transparente que se utilizaba doblado a modo de pequeña bisagra; sin embargo, esta es una práctica en total desuso al menos en lo que refiere a los sellos nuevos (no utilizados ni matasellados), ya que provoca la pérdida (mayor o menor según el sello) de parte del valor de las piezas debido a que al quitar el fijasellos del sello siempre deja una señal en la goma.

En los
catálogos suele haber tres listas de precios: una para las sellos nuevos sin señal de charnela; otra, de cotizaciones siempre inferiores, para piezas nuevas con señal de charnela; y la tercera para sellos los matasellados o circulados (suele decirse usados), cuya cotización es generalmente más baja, aunque se dan casos en que ésta es muy superior a cualquiera de los dos tipos de sellos no circulados.

Últimamente usaba los
filoestuches, que permiten poner y quitar los sellos del álbum para examinarlos y que, al contrario que los fijasellos, no les producen ninguna agresión.

¿Cómo despegaba los sellos pegados en los sobres?

Recortaba el sello y dejaba a su alrededor un margen con papel del sobre, era importante no cortar el dentado del sello ya que se dañaría y dejaría inservible el sello para la colección; una vez recortados, ponia los sellos en un recipiente con agua templada, a la que añadia un poco de sal para que no perdiese el color; transcurridos unos minutos el sello se desprendia por sí solo del papel del sobre, si el sello no se desprendia solo, no tiraba de él para soltarlo, porque se podia romper, era preferible dejarlo más tiempo en el agua; cuando los sellos estaban totalmente sueltos, los lavaba con agua limpia para quitar la goma que podia quedar y los colocaba sobre papel secante (o de periódico), con la imagen hacia abajo; cuando tenia colocados todos los sellos procedentes del lavado sobre el papel secante, ponia otra hoja del mismo papel sobre los sellos; para plancharlos, colocaba unos libros con mucho peso, como las guías telefónicas o una enciclopedia, encima del papel secante que cubria los sellos, y a esperar que se secasen para ponerlos en los albunes.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal