Fútbol - Viaje en el tiempo

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Fútbol

Quienes somos > Hobbies & Mascotas > Tuche

¿Te acuerdas? Quién no jugó un partido de futbol en la calle,en el barrio o después de las clases, allá en los años 60 y 70 y en la que al final nuestras madres tenían que venir a buscarnos y nos daban un par de collejas por llegar tarde a comer o cenar?.

Pues en mi infancia, para jugar al fútbol nos fabricábamos una pelota de cuerdas y trapos y así nos divertíamos, nos pasamos la infancia jugando por las callejuelas como campos de fútbol improvisados al lado de nuestras casas, pero las urbanizaciones y el incremento del tráfico urbano han hecho que muchos niños dejen de jugar en las calles de su barrio para practicar y evolucionar como futbolistas, exclusivamente, en los campos de fútbol reglamentados, y siempre bajo la tutela de un club.

Cabe preguntarse si realmente el fútbol callejero ha muerto, o si simplemente ha sido olvidada su labor de potenciador de crecimiento como futbolistas de muchos chavales, a día de hoy se tiende a pensar que el fútbol callejero es precario, y que tan solo se practica en países subdesarrollados del continente africano o latinoamericano.

El caso es que a mi particularmente me gustaba el deporte en general, aunque el fútbol siempre ha sido la locura, pero yo como jugador he sido bastante malo, lo he practicado con mis amigos y compañeros desde muy temprana edad pero nada del otro mundo.

En esos tiempos de precariedad la pelota siempre la traía un amigo o la llevávamos nosotros y si no teníamos pelota armábamos una con cuerdas y trapos, las porterias las creabamos con unas cuantas piedras que recogiamos por la calle para hacer los dos palos virtuales a lo ancho del campo imaginario ya que l
a gente normal puede ver dos chaquetas, dos carteras del cole, dos zapatos… pero lo que los jugadores de fútbol callejero ven es una super portería, y luego a discutir si ha sido alta o no…


Como no, al ir a empezar un partido, habia que hacer el equipo y siempre los mejores jugadores querian estar juntos, pero las reglas eran que los dos mejores eran los capitanes de los dos equipos, eran los que elegían a sus jugadores para formar su equipo, si un equipo tenia un número de jugadores impar se seguía jugando hasta que conseguir una amplia diferencia de goles, como colofón, siempre poniamos de portero al más gordo o el más malo.

Algunas veces el dueño de la pelota se enfadaba y se iba y no nos quedaba más remedio que sacar la pelota de trapo y seguir jugando, pero si la pelota se colaba en la casa de un vecino, el que la tiró debia tocar timbre y pedirla amablemente.

No había árbitro, no había fuera de juego, los que menos sabían jugar se quedaban de defensas, si eras el último en ser elegido por los capitanes era humillante porque te dabas cuenta que eras de los malos, el que sacaba el balón fuera, iba a por el, cuando el gol era polémico todo se resolvía en
gol o penalti, se detenía el partido cuando pasaba un coche o una persona, se pitaba falta si el otro salía llorando por una entrada o caída fuerte, el partido se acababa cuando todos estabamos cansados, si había penalti, se quitaba al gordo y se ponía uno más bueno, aunque el partido estuviera 6 a 0, el juego se decidía en, el último gol gana el caso era no parar de jugar.

Siempre había un vecino que no te dejaba jugar o que no te devolvía la pelota al colársela en su casa, y es que si nunca  rompiste un cristal de una ventana de un balonazo, no tuviste infancia.

Eso si, me enorgullece haber vivido varias
Copas de Europa del Real Madrid aunque hayan sido en blanco y negro.

<
 
>


Y haber ido multitud de veces al Templo del fútbol llamado Santiago Bernabéu y haber visitado su Museo del fútbol lleno de trofeos, conquistados, mal que le pese a muchos en buena lid como nos dice el Himno del mejor club del siglo XX.



Como no vamos a tener afición con estos pedazos de jugadores que hemos tenido?


Regreso al contenido | Regreso al menu principal