La Peseta

Vaya al Contenido

La Peseta

Cosas de nuestra vida

La peseta fue la moneda de curso legal en España y sus territorios de ultramar desde su aprobación el 19 de octubre de 1868 hasta el 1 de enero de 1999, tras la introducción del euro. Siguió circulando hasta el 31 de diciembre de 2001 con la consideración legal de «fracción no decimal de euro» y después, provisionalmente, hasta el 28 de febrero de 2002. El 1 de enero de ese año habían entrado en circulación las monedas y billetes de euro, con los que convivió durante dos meses.

Coloquialmente, la peseta ha recibido otros nombres, como pela, rubia, cala o incluso chufa, a menudo utilizados junto a cantidades grandes para indicar un precio excesivo.

Ejemplo: «El ordenador me ha costado 150 000 pelas».

Las monedas y billetes de peseta tenían sus propios apodos:

La moneda de 5 céntimos era llamada perra chica.
La de 10 céntimos, perra gorda.
La moneda de 25 céntimos se le daba la denominación de real.
La moneda de 5 pesetas era conocida como duro.
El billete de 100 pesetas simplemente como billete, en 1982 fue sustituido por la moneda de 100 pesetas que, a su vez, era llamada de 20 duros).
El billete de 500 pesetas, como cien duros.
El billete de 1 000 pesetas, como talego, napo o billete verde.
El de 5 000 pesetas, como boniato por su color marrón, también era llamado el de mil duros.



Toda despedida es dolorosa y 40 millones de españoles tuvimos que decirle adiós a la peseta el 28 de febrero de 2002. Atrás quedaban 134 años de historia y vigencia de una moneda muy querida que acompañó al país en sus avatares a través de las distintas etapas de nuestra historia.

El 12 de junio de 1985 el presidente del Gobierno en ese momento, Felipe González, firmó el acta de Adhesión de España a las Comunidades Europeas. Así, la misma entró en vigor el 1 de enero de 1986, pasando España a ser miembro de pleno derecho de la Unión Europea. Con ello se ponía la primera piedra a lo que tres lustros más tarde, iba a ser un proyecto de moneda común encaminado a fortalecer la economía del continente y a facilitar la vida de todos sus ciudadanos.

El 31 de diciembre de 1998, la peseta dejó de cotizar y fue sustituida por el euro. Pero en los bolsillos este cambio no llegó a notarse hasta el 1 de enero de 2002, cuando el euro comenzó a circular al cambio de 166,386 pesetas por euro.

Quién de vosotros no se fué alguna vez a la cama soñando que al día siguiente encontrarias dinerito que te dejó el Ratoncito Pérez debajo de la almohada?

A todos nos decian que un ratoncito se encargaba de recoger los dientes que se nos caian a los niños y que colocabamos bajo la almohada.

Mientras los niños duermen, el ratón lo cambia por dulces, monedas u otros regalos.
Regreso al contenido