Las discotecas - Viaje en el tiempo

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Las discotecas

Tiempo de ocio > La música
Que eran las discotecas?

Las discotecas eran esos sótanos coloreados y oscuros, humeantes y ruidosos, limitados y simbólicos, dónde podias encontrar uno de los personajes prototípicos de la nueva sociedad de consumo y que era, sin duda, el macarra de discoteca, el chaval que trabajaba durante toda la semana con el anhelo de que llegase la noche del sábado para poder vestirse sus mejores ropas y acudir al baile del barrio.


Las primeras discotecas madrileñas surgieron a finales de los cincuenta y primeros de los sesenta en lo que antes eran terrazas de verano, salones de baile o cafeterías; en ellas se entrelazaban la música en vivo (cada día más sustituida por la enlatada) con los primeros e incipientes concursos de baile.

Las discotecas, pasaron a ser rápidamente feudo de jóvenes empleados y obreros, mientras la gente bien se montaba sus guateques privados, las discotecas iban adoptando una fisonomía decidida y acabadamente hortera.

La discoteca Royal Bus fué dónde se hizo la presentación de Mari Trini en España, una boite decorada con viejos Ford, Pakard y Renault; la discoteca Top Hat en la Gran Vía y la no menos mítica discoteca J.J. en los bajos del Palacio de la Prensa

¡cuántas veces he ido a estas discotecas!.

Mis primeros tiempos de discotecas fueron allá por mediados de los 70, eran aquellos tiempos de pelos largos, chaquetas entalladas, pantalones de pata de elefante y zapatos de plataforma, hoy queda algo hortera pero es lo que había, era la moda.

Eran tiempos de pandillas, de discotecas cutres en los pueblos de los alrededores de Madrid, donde los jóvenes de quince y dieciséis años, que éramos bastante cafres, nos lanzábamos con aquellos bailes imitando el tocar de la guitarra dando saltos enloquecidos, y que llevaban,  inevitablemente a peleas, un domingo si y otro también; realmente fueron tiempos muy intensos, empezábamos con la transición y todo era nuevo y emocionante, yo al menos lo recuerdo así.


Una vez desarrolladas esas primeras discotecas cuyo máximo exponente en Madrid en los años 60 fue la discoteca Consulado (con su jaula de oro y todo), comenzaron a surgir las discotecas de barrio, para los sábados y los domingos por la tarde, estas discotecas no tienen nada que ver con las pijas, en estas como eran para una audiencia más o menos selecta, disponian de mejor música, de una decoración más cuidada y de un servicio algo más educado que el brutal de las otras, algunas de estas discotecas fueron Toft's, Le Carroussel, Tartufo, Fontana, Cerebro, Cleofás, Stella, Keeper, La Boite del pintor, Pachá, Penelope, Bocaccio y Tiffanys entre otras muchas que os enseño a continuación en sus posavasos originales.

Para mi particularmente en los años 70, la mejor discoteca en Madrid fué Stone's, estaba en la calle Villalar, 8, y gente como yo, disfrutó de aquella incomparable discoteca muchísimas tardes y noches en su maravilloso ambiente; desde 1970 a 1976 fue gracias al pincha o como se dice hoy en día, el Dj, quiero decir que fué la discoteca con la mejor música y más marcha de aquel Madrid.

En las discotecas, normalmente había dos horarios, uno de 7,30 a 10,30 y otro a partir de las 12 de la noche; cuando entraba en ellas, me dirigía directamente a la barra para tomar el cubata mientras miraba la pista de baile y allí comenzaba a mover mis pies acompañado por mi cuerpo dándo ritmo a lo que sonaba, y quedándome extasiado con esa combinación de luces tan espectaculares.

Después de ese ritmo, llegaba lo que llamábamos lo lento, o sea, música para bailar en pareja, se apagaban las luces y quedaba una iluminación muy tenue que apenas te veías; las chicas se sentában y nosotros ibamos a sacarlas a bailar, bailas? es lo que las preguntabamos y nos mirában de arriba abajo para comunicarnos su displicencia o negativa, entonces comenzaba el ritual, te ponías a bailar con ella a una distancia prudencial eso sí y lo primero que preguntabamos en esos tiempos era lo de estudias o trabajas? que ridículo suena ahora eso porque en esos tiempos pocas chicas se dedicaban a estudiar como ahora, a partir de ahí entablabas una amistad  o no volvías a bailar con ella en la vida, depende de lo pesados que fuesemos.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal