Los guateques - Viaje en el tiempo

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Los guateques

Tiempo de ocio > La música

Los Guateques, hoy ya no se emplea esta palabra pero en los años 60 y 70 se empleaba de forma habitual para designar una fiesta que se daba por la tarde o noche con copas, refrescos y música para bailar; durante los sesenta la música, claro está, procedia de unos gramófonos que hoy darían risa, las agujas se escapaban con cierta frecuencia produciendo ruidos locos e irreparables, pero eran unas fiestas divertídisimas, una buena música era la base principal de la fiesta, en el tocadiscos sonaban los discos de vinilo de: Los Brincos, Fórmula V, Los Bravos, Los Diablos y un largo etc de grupos de la época.


Según el disco que pusieras había que cambiar la velocidad en el tocadiscos, los vinilos pequeños eran a 45 revoluciones por minuto y los grandes a 33 r.p.m.


 


Discos de vinilo de diferentes cantantes o grupos de los 60


Por supuesto, existían las salas de baile, sin embargo eran para mayores de dieciocho años y además tenían su peligro (lo de las bandas no es nuevo, recordemos en West-Side-Story y que su influencia viene de finales de los cincuenta) por lo tanto la única posibilidad de juntarse para bailar y estar con chicas de forma un poco íntima eran los guateques.


Los guateques se organizaban los domingos por la tarde y solía ser en casa de alguien de la pandilla, o ya un poco más pollitos alquilábamos algún sitio que pagábamos entre todos los chicos (las chicas siempre iban de gorra, entonces estaba mal visto que pagaran algo las mujeres), también pagábamos a escote las bebidas y algunos aperitivos que comprabamos.

Era un momento que esperabamos con impaciencia, después de estar liado toda la semana, el cine del sábado por la tarde, la partida de billar del domingo por la mañana, venía lo más importante, el guateque. significaba mucho para nosotros, allí teníamos la ocasión de charlar con la chicas que nos gustaban (aunque solían hablar más entre ellas), bailar lento y enamorarnos, qué momentos de emoción, estar esperando dos cosas, una, el último disco que alguien llevaba y otra, la más importante, el baile lento con la chica que te gustaba, un simple roce, una caricia medio escondida, un beso en la mejilla (en la boca vendrían después), agarrarle la mano.

¿Éramos idiotas?

no lo sé, pero eran únicos esos instantes de placer, donde el sexo jugaba un papel secundario, al poco tiempo se terminaron los guateques, entramos en la pubertad.

¡¡Que tiempos aquellos!!

Regreso al contenido | Regreso al menu principal