Más de fútbol - Viaje en el tiempo

Vaya al Contenido

Más de fútbol

Quienes somos > Hobbies & Mascotas > Tuche > Fútbol
Empezaré por hablaros del fútbol que practicábamos en mi infancia y para empezar, deciros que para poder jugar al fútbol callejero nos fabricábamos una pelota de cuerdas y trapos y así nos divertíamos, nos pasamos la infancia jugando por las callejuelas como campos de fútbol improvisados al lado de nuestras casas, pero las urbanizaciones y el incremento del tráfico urbano han hecho que muchos niños dejen de jugar en las calles de su barrio para practicar y evolucionar como futbolistas para hacerlo exclusivamente en los campos de fútbol reglamentados, y siempre bajo la tutela de un club.

El caso es que a mi particularmente me gustaba el deporte en general, aunque el fútbol siempre ha sido una locura; yo como jugador he sido bastante malo, lo he practicado con mis amigos y compañeros desde muy temprana edad pero nada del otro mundo.

En esos tiempos de precariedad, la pelota siempre la traía un amigo y si no teníamos pelota armábamos una con cuerdas y trapos, las porterias las creabamos con unas cuantas piedras que recogiamos por la calle para simular los dos palos virtuales en esos campos imaginarios, y es que la gente normal puede ver dos chaquetas, dos carteras del cole, dos zapatos… pero lo que los jugadores de fútbol callejero veiamos era una super portería y luego a discutir si ha sido alta o no…

Como no, al ir a empezar un partido habia que formar el equipo y siempre los mejores jugadores querian estar juntos, pero las reglas eran que los dos mejores eran los capitanes de los dos equipos, eran los que elegían a sus jugadores para formar su equipo, como colofón siempre poniamos de portero al más gordo o el más malo.

Algunas veces el dueño de la pelota se enfadaba y se iba y no nos quedaba más remedio que sacar la pelota de trapo y seguir jugando, pero si la pelota se colaba en la casa de un vecino, entonces el que la tiró debia tocar al timbre y pedirla amablemente.

Nunca había árbitro, no había fuera de juego, los que menos sabían jugar se quedaban de defensas, si eras el último en ser elegido por los capitanes era humillante porque te dabas cuenta que eras de los malos, el que sacaba el balón fuera, iba a por el, cuando el gol era polémico todo se resolvía en gol o penalti, se detenía el partido cuando pasaba un coche o una persona, se pitaba falta si el otro salía llorando por una entrada o caída fuerte, el partido se acababa cuando todos estabamos cansados, si había penalti, se quitaba al gordo y se ponía uno más bueno, aunque el partido estuviera 6 a 0 el juego se decidía de esta manera el último gol gana, el caso era no parar de jugar.

Siempre había un vecino que no te dejaba jugar o que no te devolvía la pelota al colársela en su casa; resumiendo, si nunca rompiste un cristal de una ventana de un balonazo, no tuviste infancia.


Comencemos a conocer como eran los Estadios Metropolitano, Vicente Calderón y Wanda Metropolitano asi como algunos de los jugadores emblemáticos del Atlético de Madrid.


Real Club Celta de Vigo

Cuando alguien me pregunta de dónde soy, es porque piensan si soy del Madrid o del Barcelona, harto de esto decidí que tenía que explicar que no sólo existe el Madrid y el Barcelona, mi equipo es el Celta de Vigo, estoy orgulloso y quiero que la gente lo sepa, soy del Celta desde que me trajeron al mundo ya que tuve la suerte de nacer al lado del Estadio de Balaidos y también debido a que mi padre me inculcó la simpatía por el Celta aunque viviesemos en Madrid, siempre veia a mi padre como llevaba la insignia del Celta en la solapa de su traje y siempre me hablaba de los Olívicos porque en la historia, la ciudad gallega de Vigo fue conocida como Ciudad de la oliva, el motivo tiene que ver con un olivo que plantaron los caballeros monjes templarios en el atrio de la Colegiata de Santa María como un símbolo de paz y armonía... dónde se convirtió en uno de los símbolos más reconocibles de una ciudad.

No obstante, debido a que he vivido en Madrid muchísimos años también me siento acérrimo seguidor del Real Madrid y a veces mi corazoncito tiene que luchar con los sentimientos en las confrontaciones entre ambos equipos.

A modo de curiosidad destacar que hace algunos años, el Real Club Celta de Vigo colocó en el exterior del estadio una lona con jugadores históricos del equipo; asimismo, hace algún tiempo retiraron la fosa que había para proceder a alargar un poco más las gradas hacia el campo, para que el público pueda estar más cerca de los jugadores.

Agrupación Deportiva Ferroviaria
 
La Ferro se fundó en 1918. En 1939, tras la Guerra Civil, alternó la Segunda y la Tercera División varios años, en 1943 bajó a Tercera y desde entonces jugo en categorías inferiores hasta su desaparición en 2007.

El uniforme era totalmente negro al principio y luego camiseta azul y calzón blanco, jugó en varios campos: entre 1919 y 1921, en el Princesa en terrenos anejos a la Estación del Norte; entre 1921 y 1948, junto a la Estación de Delicias; entre 1948 y 1950 en el Cerro del Pimiento, en instalaciones deportivas de la federación Madrileña de Fútbol; entre 1950 y 1954 en el Campo del Gas, en el Paseo de las Acacias; entre 1954 y 1988 en la Ciudad Universitaria, y entre 1982 y 2007 en el Ernesto Cotorruelo, en Vía Lusitana

    Fecha de su Constitución: diciembre de 1918
  • Fecha de federación: 1919
  • 2 Ligas de Tercera División:
    • 1933/34
    • 1940/41

Campo de Fútbol Ernesto Cotorruelo
  • Año de inauguración: 1965
  • Capacidad: 1.500 espectadores

Otros campos de fútbol
  • Calle Princesa (1919-1921)
  • Las Delicias (1921-1948)
  • Cerro del Pimiento (1948-1950)
  • Gas (1950-1954)
  • Ciudad Universitaria (1954-1982)
  • Ernesto Cotorruelo (1982-2007)


Hoja de resultados deportivos La Goleada

Supongo que los más mayores os acordareis de los famosos marcadores simultáneos Dardo colocados en los campos de fútbol junto al marcador, más de uno puede que os perdieseis alguna buena jugada cuando el encargado cambiaba la tablilla para indicar que se había producido algún que otro gol por los campos españoles; era una consecuencia de la uniformidad de horarios en la jornada del domingo, consistía en la colocación en los campos de fútbol de Primera y Segunda División de un marcador en el que se informaba cómo iban los partidos de fútbol de esas categorías, que se asociaban cada uno a una determinada clave comercial.

Cada partido de la jornada se correspondía con una marca publicitaria que se anunciaba en la prensa, los aficionados recortabamos esta información y la llevabamos al partido para seguir los resultados en una zona del estadio dónde se colocaban unos paneles manuales donde se informaba de las evoluciones de cada partido, pero no por el partido en sí, sino por la publicidad, por ejemplo: Nestcafé 1-0, Radiant 3-1, Sal de Fruta ENO 2-2; Cinzano 0-0 o Calcetines Punto Blanco 1-2; los aficionados con nuestro recorte de prensa podiamos descifrar qué partido se correspondía con cada publicidad.

Estas claves comerciales se publicaban en la prensa diaria y con esos recortes acudiamos los aficionados a los graderíos de los campos de fútbol para saber por ejemplo, que Paños Bambara 5-1, significaba que el Atlético de Madrid derrotaba por ese tanteador al Valencia y que Anís La Praviana 1-0 suponía que el Córdoba vencía al Valladolid por 1 a 0.

Los encuentros de los equipos de Primera División eran patrocinados por la siguientes marcas comerciales: Camisas Ike (Zaragoza-Oviedo), Trinchera Tres Estrellas (Coruña-Sevilla), Colchón Flex (Betis-Real Madrid), Brandy Bobadilla 103 (Osasuna-Elche), Paños Bambara (Atlético de Madrid-Valencia), Reloj Radiant (Atlético de Bilbao-Barcelona), Camisetas felpa El Búfalo (Mallorca-Málaga) y Anis La Praviana (Córdoba-Valladolid).

De todas maneras al terminar el partido y a la salida estábamos pendientes de comprar una especie de hoja deportiva en la que figuraban los resultados de la jornada con prioridad de la quiniela y estabamos pendientes por escuchar como a lo lejos se oia la célebre voz de ¡ha salido Goleada!

La Goleada se difundia generalmente por bares y otros establecimientos, era el folleto más popular que todos los domingos de cada temporada de fútbol era solicitado por los bares con ansiedad con el fin de saber los resultados de las divisiones nacionales, normalmente solía ser una hoja escrita por delante y por detrás, aunque más tarde se hizo doble, en ella había un pequeño artículo deportivo, un noticiario y por detrás los resultados de hoy de primera y segunda división, en la portada principal venía lo más interesante, era la quiniela y costaba 90 céntimos de peseta.



Quinielas y Resultados

En 1946 el Gobierno decidió regular las apuestas deportivas, en ese año existía un cierto mercadillo de apuestas no oficiales y los asesores del Gobierno aconsejaron crear la quiniela y tomar una parte de los beneficios que se manejaban, la primera Quiniela estaba formada por 7 partidos y en los pronósticos habia que acertar no sólo el resultado sino también los goles de cada equipo.

En 1948 se implanta el sistema de pronóstico 1X2 y se pasa de pronosticar 7 partidos a pronosticar 14 partidos, desde ese momento no se pronostican los goles marcados por cada equipo; el boleto constaba de dos cuerpos, uno para depositar en el buzón y otro como justificante y resguardo del apostante, de los 14 partidos que componían el boleto, 8 partidos pertenecían a la Primera División (Liga formada por 16 equipos) y 6 partidos pertenecían a la Segunda, en los boletos figuraba el nombre y firma del apostante.

En el año 1952 un funcionario de la provincia de Cáceres se convirtió en el primer millonario de la quiniela en España y poco a poco se irían conociendo muchos más, como anécdota curiosa y dentro de la propia historia de este país cabe destacar que el General Franco era un gran amante de las quinielas e incluso llego a ganar una de categoría inferior, en concreto fue una de 12 resultados en el año 1967 ganando un importe de 2.838 pesetas de la época, no la cobró él sino que mando a su ayudante Carmelo Moscardó a cobrarlo, la quiniela se conserva aún en el  Patronato Nacional de Apuestas Mutuas.

Uno de los españoles más envidiados en 1968 fue Gabino Moral Sanz, un joven agricultor vallisoletano que, de la noche a la mañana se convirtió en una de los personajes más populares del país, su mérito no fue conquistar el Polo Norte a pie, cruzar el estrecho de Gibraltar nadando al estilo perrito, ganar el Oscar al mejor actor rural o inventar la vacuna contra la ludopatía, no, su única proeza fue la puñetera suerte (y no lo digo con rencor) de ser el único acertante de una quiniela de 14 resultados, lo que le sirvió para hacerse con el botín quinielístico más cuantioso logrado hasta entonces, exactamente 30.207.774 pesetas, que en aquella época era una verdadera fortuna.


Entradas a los Estadios de fútbol
Regreso al contenido