Programas clasicos - Viaje en el tiempo

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Programas clasicos

Tiempo de ocio > La televisión

No tengo que hacer un gran esfuerzo para recordar la programación de la televisión de entonces, sólo había dos canales, y en mi casa el guachefe (UHF, antecedente de lo que hoy es La 2, no se veía más que detrás de una espesísima neblina o nieve); no había programación todo el día (excepto los domingos), empezaba al mediodía y se interrumpía sobre las cuatro de la tarde (menos los sábados), hasta que a las ocho u ocho y media comenzaba la programación de noche; como en mi casa la vida se hacía en la cocina, excepto en verano que se hacía en la calle, y el televisor Philips se había instalado en el comedor, no se enchufaba hasta después de la cena, que solía coincidir con el Parte, que es como se llamaba de verdad el Diario de Radio Nacional de España para darnos las noticias que recibian de todas las emisoras; allí nos instalábamos mis padres, mis hermanas y yo.

Casi todos los días había un telefilm, como por ejemplo Ironside el famoso jefe de investigadores de la policia local que fué tiroteado por un desconocido mientras disfrutaba de unas vacaciones, aunque logró salvar la vida, su espina dorsal quedó dañada y tenia que utilizar silla de ruedas; discapacitado para regresar a su puesto de jefe de detectives de la policía, Ironside consigue permiso para seguir investigando casos criminales voluntariamente.

En los años setenta triunfan en la tele verdaderos comunicadores de aquellos momentos: José María Iñigo (primero con Estudio Abierto, después con Directísimo) y Félix Rodríguez de la Fuente con sus programas divulgativos sobre la fauna ibérica entre otros.


Estudio Abierto, fué un programa ideado y presentado por José María Iñigo, periodista, escritor, editor, director de la revista Viajes y Vacaciones, presentador de programas como Ritmo 70, Hoy 14.15, Estudio Abierto, Directísimo o Fantástico.

Estudio Abierto, fué un programa donde cabía de todo: entrevistas a famosos nacionales y extranjeros, actuaciones musicales, y una sección llamada Mundo Curioso, dónde aparecieron distintos personajes con curiosas habilidades como poner las caras más feas de España, mujeres forzudas, eructadores melódicos, hombres centenarios, ovejas que bebían coñac, etc; todo esto como Iñigo señalaba: en riguroso directo y desde la minoritaria UHF; todavía mantenemos en nuestras retinas aquel look setentero de patillas largas, bigote grande, camisas con cuellos amplísimos y de varios colores... era la imagen que todos recordamos del que fue uno de los grandes innovadores televisivos José María Iñigo.

Reina por un día, fue un programa español estrenado en 1964 en TVE y fue ante todo un toque al corazón, un programa sentimental; las mujeres de los años sesenta, enviaban cartas a la redacción del programa contando sus sueños tales como reencontrarse con un familiar perdido, objetos materiales o viajes entre otros y esperaban que éste se los hiciera realidad, aspiraban a ser nombradas reina por un día, , para ello se contaba con dos presentadores de lujo: Mario Cabré y José Luis Barcelona; los deseos de las reinas por un día eran multiples: volver a ver a un hijo que hacía años que se marchó de casa, una lavadora, un televisor, un viaje, ver el mar por primera vez, etc... la ganadora o seleccionada por el equipo del programa para ser reina, era coronada simbólicamente y acomodada en el trono.

Un Millón para el mejor, fue un concurso español estrenado el 8 de enero de 1968 en TVE y que se mantuvo en pantalla hasta el verano 1969, en los años 60 el premio máximo que ofrecía el programa, un millón de pesetas, causó un gran revuelo en la sociedad española, el conductor de la primera etapa del concurso fue Joaquín Prat, conocido por sus anteriores trabajos en la radio, pero sin presencia destacada en la televisión hasta la emisión de este programa, un año más tarde, fue sustituido por José Luis Pécker. el ganador de la final del concurso, que tenía como objetivo otorgar definitivamente un millón de pesetas a alguno de los concursantes que obtuvieron al menos 500.000 pesetas en la fase de participación individual, fue el catalán, licenciado en Ciencia Físicas, Javier Mateu, en una época en la que solamente existían dos canales de televisión en España, todo lo que se emitía por la pequeña pantalla provocaba una enorme repercusión en el país, y algunos de los concursantes que participaron en el concurso, alcanzaron también la fama a nivel nacional, entre ellos, Rafael Canalejo, alcalde de la localidad de Belmez, Mercedes Carbó, conocida como "La mamá del millón" - que manifestó que había concursado para dar a conocer la problemática de la disminución mental que padecía su hija, lo que le granjeó las simpatías del público - Paco Ruiz, apodado "El ye-ye del millón" y que emprendió una breve carrera artística y Rosa Zumárraga Zunzunegui, que superó la prueba de cambiar la rueda de un coche en menos de 5 minutos, cuando un millón entonces en España te sacaba de muchos apuros; Joaquín Prat, muy popular a través de la radio, fue el presentador en su primera etapa; era su primer trabajo importante en TVE y, en general, lo desempeñó brillantemente; José Luis Pécker más tarde heredó el timón del programa, donde brilló con luz propia gracias a su admirable costumbre de reirse de los concursantes, en vez de reirse con ellos; las pruebas que se les exigían obligaban a una rigurosa selección y cabe reconocer que los responsables del programa acertaron a la hora de elegir a sus personajes. ¿Quién no recuerda todavía a Rosa Zumárraga, el Alcalde de Bélmez, Paco Ruiz el Ye-yé, Mercedes Garbó la Mamá del Millón y muchos otros.

Galas del Sábado, fue un programa de variedades español estrenado en 1968 en TVE dirigido por Fernando García de la Vega y presentado por Joaquín Prat y Laura Valenzuela la pareja más televisiva de los años 60, este programa de variedades tuvo un gran éxito ya que mostraba a los artistas más importantes del momento que se intercalaban con actuaciones humorísticas; en él, pudimos ver por primera vez en televisión a cantantes, conjuntos y humoristas de los que hoy todos recordamos como Tip y Coll, Karina etc. respondía al clásico formato de programa de entretenimiento y variedades, con especial atención a la canción y el humor, y contando con un cuerpo de baile propio, en el éxito del programa influyó la personalidad de la pareja de presentadores y la complicidad entre ellos que, ante la pantalla, lograron transmitir, lejos del estilo envarado imperante en la época.

Cesta y Puntos fue un concurso de televisión español estrenado en 1965 en TVE, estaba presentado por Daniel Vindel y se dirigía principalmente a los alumnos que cursaban bachillerato. La mecánica del programa consistía en enfrentar a dos equipos de sendas escuelas en pruebas en las que se combinaban rondas de preguntas culturales y pruebas deportivas basabas en las reglas del baloncesto, los equipos que más puntos acumulaban en su programa se clasificaban para la final de cada temporada, durante los cinco años que duró en antena concursaron centenares de escuelas de toda España en el programa, los jóvenes concursantes ganadores conseguían premios personales y para los centros donde estudiaban.más o menos basado en la mecánica de un partido de baloncesto, el programa tuvo una larga trayectoria en TVE, pero no pudo sobrevivir a la revolución educativa de la Ley Villar que transformó profundamente el Bachillerato de entonces, y cabe recordar que todos los cuestionarios de preguntas se fundaban en textos de aquel renovado Bachillerato tradicional; Cesta y Puntos se mantuvo en antena hasta hasta 1971, y más tarde su presentador Daniel Vindel se haría cargo de otro programa, Camino del Récord concurso escolar de tipo deportivo; este espacio fue un éxito en TVE, cientos de colegios se dieron cita para competir el uno contra el otro.


Todo esto hizó que se adelantase la hora de encendido de la tele a, aproximadamente, las ocho de la tarde, hora en que empezaba el espacio Novela, que tuvo la virtud de acercar literatura de calidad a las grandes audiencias; puedo recordar un Bel-Ami con Victor Valverde, Crimen y Castigo con Jose Luis Pellicena y Marisa Paredes, me acuerdo perfectamente como en una escena, incomprensiblemente no censurada, Pellicena metía la mano entre el escote de la Paredes (fué muy comentado); Los Miserables con José Calvo en el papel de Jean Valjean y Teresa Rabal interpretando a la ingenua Cosette; como no a Pepe Martin siendo El conde de Montecristo o a Sancho Gracia como D'Artagnan (impresionante Elisa Ramírez como la malísima Milady de Winter).


A continuación actores españoles imprescindibles en esos tiempos.


No lo voy a olvidar, nadie creo que lo olvide, todo el mundo recuerda y añora Estudio 1, un programa dramático producido por Televisión Española, que comenzó a emitirse el 6 de octubre de 1965 y que consistía en la representación televisada de una obra de teatro, algunas de las obras representadas fueron El conde de Montecristo y Cyrano de Bergerac en 1969 y sólo voy a citar las obras que recuerdo sin hacer un excesivo ejercicio memorístico: Angelina o el Honor de un brigadier con Fernando Delgado y Luisa Sala, como no, Doce hombres sin piedad con, y creo que los puedo citar a todos de memoria, José Bódalo, Pedro Osinaga, Carlos Lemos, Jose María Rodero, Sancho Gracia, Rafael Alonso, Antonio Casal, Luis Prendes, Manuel Alexandre, Jesús Puente, Fernando Delgado ¿Cuantos Estudios 1 hizo este hombre? e Ismael Merlo.


Pues a continuación, los actores que representaros la obra 12 hombres sin piedad.



El motín del Caine
, de nuevo Fernando Delgado, Jose María Prada y Rafael Arcos; El conciero de San Ovidio con José María Rodero; La muerte de un viajante, Los peces rojos, El okapi y etc...

En el cine de la tele también teníamos nuestra parcela en
Sesión de Tarde o Sesión de Noche, evidentemente en Blanco y Negro, lo cual hizo que algunas películas que sólo habíamos visto por la televisión, cuando las reponían y las reveíamos en cine, al ser en color, nos causaban más de una sorpresa; de todas maneras éramos unos adictos al cine de sesión continua, de manera que el cine en la pequeña pantalla no nos enganchaba demasiado.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal