Reyes Magos - Viaje en el tiempo

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Reyes Magos

Navidad y Reyes Magos > Los Reyes Magos
A partir  de la década de los 60 los juguetes se convirtieron en un elemento prácticamente imprescindible de los niños de la época, en los años 50 no había gran variedad de juegos y juguetes, además básicamente eran estáticos; en la década de los 60 empezaron a evolucionar pero fué en los años 70 cuando la variedad y sofisticación de la industria juguetera alcanzó su máximo auge, todo ello fué provocado por la propia evolución cultural, tanto de adultos como niños, y como no... la llegada de la televisión que provocó una revolución a nivel publicitario.

En la actualidad y con todas las innovaciones a nivel tecnológico el mundo del juguete como tal, ha sufrido un retroceso muy importante (y bajo mi punto de vista algo preocupante) ya que los niños de finales del siglo XX y principios del XXI han regresado un tanto al ostracismo de jugar solos y no socializarse, no dudo que la tecnología ha sido y es un avance primordial en todos los niveles, prueba de ello es que sin esta alta tecnología yo no podría hacer público esta página, pero la magia del juego compartido, la socialización y el dinamismo infantil, creo que se han visto un poco afectados.

Bien, como lo que quiero es recordar mi infancia en los años 60 y 70 y, en este caso, los juguetes de la década, lo primero que voy a hacer es por supuesto escribir la carta a los REYES MAGOS.


Recuerdo con especial agrado cuando escribia con mis padres la Carta a los Reyes Magos, en la que siempre les decíamos que nos habíamos portado muy bien, les pedíamos los juguetes con los que estabamos soñando durante todo el año como los Juegos Reunidos Geyper, la Ambulancia Payá, el Traje de Pistolero, las Muñecas de Famosa y las de Vicma, recuerdo la noche mágica del 5 de enero que dejábamos los zapatos en el comedor, y nos acostábamos temprano, a pesar de toda la excitación, porque nos amenazaban con que si nos encontraban despiertos, los Reyes Magos no nos dejarían más que carbón y a la mañana siguiente madrugábamos más que ningún otro día para ver lo que nos habían traído.


Afortunadamente escribir la carta a los Reyes Magos es una tradición que no se ha perdido, la ilusión es un sentimiento que jamás debe perderse, eso sí, en mi infancia de los 50-70, había que esperar la llegada de Sus Majestades de Oriente ya que Papá Noel todavía no había aterrizado sus renos en la mayoría de hogares españoles.


Lo más importante era que, después de escribir la carta nos tocaba entregársela a nuestro Rey favorito por medio de su paje de turno... o dependiendo de la agenda de Sus Majestades, había que echarla al buzón...



Hoy en día, Papá Noel le ha quitado protagonismo a los Reyes Magos pero yo sigo siendo fiel a estos tres magos de Oriente que según el Evangelio fueron siguiendo una estrella para ir a adorar al Niño Jesús que había nacido en Belén, estos tres personajes llamados Melchor, Gaspar y Baltasar nos hicieron vivir dias de ilusión cuando éramos niños, así que cuando llegó Papá Noel ya eramos grandecitos.


Yo, como todos los niños, hubo un tiempo en que creía en los Reyes Magos y recuerdo como en mi casa me decían la noche del 5 de enero que me tenía que acostar pronto porque los Reyes iban a venir, dejaba un zapato en el balcón y la puerta medio abierta y por la mañana al despertar iba para ver el regalo que me había dejado mi rey Baltasar que era mi elegido para pedir el juguete.


La magia de los Reyes Magos era mucha magia, se organizaban estupendas cabalgatas a las que acudíamos ilusionados intentando ver a nuestro Rey favorito entre toda la marabunta, y de paso coger algún caramelo de los que la comitiva iba lanzando, a veces uno de los Reyes nos miraba directamente y nos saludaba! entonces se disipaban todas tus dudas, había sido bueno y esa noche tendría mis merecidos regalos... luego, de vuelta a casa, a la cama prontito, que si los Reyes veían que estabas despierto, no te dejaban nada como nos decían nuestros padres con una fingida seriedad, por supuesto no había que olvidarse de dejarles algo de leche y unas galletas para los Reyes y un poco de agua para los camellos, que sin duda estarían sedientos por el largo viaje...


Y lo que son las cosas, con lo que a uno le costaba dormirse, una vez lo habías hecho... olvidabas completamente el asunto, así que cuando despertabas por la mañana, un pensamiento te asaltaba, corrías en pijama al lugar donde los Reyes solían dejar los regalos, y... allí estaban, junto con los cigarros, las monedas y las botellitas de champán de chocolate, el carbón por las picias que hubieras cometido durante el año y las piedrecitas y las aceitunas de caramelo... los juguetes que habíamos visto por la tele y habíamos anhelado durante todo el año... lo siguiente era ir a despertar a tus padres juguetes en mano, para enseñarles los que nos habían dejado sus Majestades, cosa que siempre les sorprendía, por supuesto...


La algarabía de sirenas, llantos de muñeca, carrerillas y griterío infantil que se oía por el patio del grupo de edificios en que viviamos es algo que nunca olvidaré, luego tocaba la excursión a las casas de los familiares más allegados, a llevar los juguetes que los Reyes habían dejado en casa y, lo más importante, recoger los que sus Majestades de Oriente nos habían dejado allí.


Aún recuerdo mis primeros patines y bicicleta, los patines han sido uno de los regalos preferidos por los niños, que era habitual incluir en la carta a los Reyes Magos, aquellos patines, eran de hierro y se sujetaban a los pies con unas correas de cuero, como cuando me los regalaron no sabia patinar, pues primero empezé patinando solo con uno, que era lo habitual y cuando te habituabas pues ya te ponias los dos, pero claro, no era lo mismo y encima mi calle era cuesta abajo, con lo cuál, me llegué a pegar tortazos importantes hasta que los dominé.


La  bici era el deseo de cualquier niño, los que viviamos en las grandes ciudades lo teniamos más complicado para montar en bici por el peligro de los coches, los descampados... aparte de que no solia haber espacio en las casas para tenerla, la bici era un regalo que tardaba en llegar y a algunos ni les llegaba, pero la bici no fue mi primer vehículo, no, antes tuve un triciclo me acuerdo perfectamente del mio, entonces eran metálicos, también los patinetes de tres ruedas y como no, los carritos de rodamientos.


Y entre película y película y mazapán y trocitos de turron que iban sobrando de las celebraciones y que sabían a gloria antes del desayuno, la televisión, en aquélla época nos martilleaba con los anuncios de juguetes... porque una de las cosas más importantes que nos sucedían a los chicos durante las fiestas, era cuando venian los Reyes Magos de Oriente... los juguetes clásicos de la época eran el fuerte Comansi, las muñecas de Famosa, nuestros queridos Madelman, los Juegos Reunidos Geyper, la inacabable lista de artículos de la Srta. Pepis, el Proyector de cine Jefe, la Magia Borrás, y un sinfín de juguetes y juegos que proliferaban en las tiendecitas de aquellos tiempos, os enseño como eran algunos de esos juegos.


Anuncio de juguetes

Con los Juegos Reunidos Geyper nos pasabamos las tardes con familiares o amigos jugando partidas al Parchís, la Oca, a la Ruleta, el Quita y Pon, las Ratas, 3 en Raya o cualquier otro de los juegos que venian en la caja los Juegos Reunidos Geyper, cuantos de nosotros aprendimos el ajedrez gracias a este estupendo lote de juegos de mesa y cuanta envidia nos daban nuestros amigos por que se enorgullecían de tener el de 45 juegos, mientras muchos de nosotros nos teníamos que conformar con el de 10, 15 y en el mejor de los casos con el de 25 juegos, era el regalo estrella en los años 60 y principios de los 70 de los Reyes Magos de Oriente.


Uno de los juguetes del que guardo mejor recuerdo sin duda alguna, es mi Proyector de cine JEFE, era una pasada apagar la luz de mi habitación y proyectar aquellas películas sobre la puerta o la pared del cuarto, tras inventárme como estabilizar la maquinita a la altura apropiada (sillas, libros, lo que fuera para elevar el proyector), ajustar el inclinador y por fin, el enfoque y la distancia, llegaba el momento de darle a la manivela y seleccionar la velocidad correcta, con aquel entrañable sonido de suave carraca... o parar la imagen, o ir hacia atrás, uno era su propio proyectista y director, hay que decir que era un poco complicadillo colocar las películas correctamente, pero el pequeño esfuerzo valía la pena sin duda, Charlot patinando, Donald enfurecido, el Séptimo de Caballería luchando contra los indios... todo un mundo de magia cinematográfica dentro de mi pequeña habitación.

Mariquita Pérez fue una muñeca española que se convirtió en la más célebre de las décadas de los cuarenta, cincuenta y principios de los sesenta, considerada como la mejor muñeca que se haya fabricado en España, figura asimismo entre las mejores de Europa de su época por su fabricación artesanal, calidad de los materiales empleados y la riqueza de vestuario y complementos, su estética se modificó varias veces hasta el punto de no parecerse el primer modelo de cartón piedra al último fabricado totalmente en plástico.

El primer modelo de Mariquita Pérez estaba hecho de cartón piedra, tanto la cabeza como el cuerpo, a base de una mezcla de escayola, polvos de talco y pegamento que, una vez seca, se le daba forma con una lija, tenía peluca de cabello natural, ojos de cristal fijo con cejas y pestañas superiores pintadas a trazo y boca cerrada, en cuanto al vestuario, llevaba un vestido de Vichy de rayas rojas y blancas, dos lazos para el pelo del mismo tejido, zapatillas topolino de esparto a juego y ropa interior.


El Papá Noel es ese personaje gordito y bonachón de barba blanca que hace años nos lo introdujeron en España desde los países del centro y norte de Europa, se ha hecho muy popular eclipsando en cierto modo a los Reyes Magos, el Papá Noel era una costumbre de los paises de religión protestante o luterana mientras que los Reyes Magos eran unos personajes de los países de religión católica, en España conviven tanto el uno como los otros, y asi a los niños se les dan el dia de Navidad los regalos de Papá Noel.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal